Reflexiones diarias 12 de Julio

Renunciar al centro del escenario.

Porque sin tener un cierto grado de humildad, ningún alcohólico se puede mantener sobrio… Sin ella, no puede llevar una vida de mucha utilidad ni, en la adversidad, puede contar con la fe suficiente para responder a cualquier emergencia.

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 71

¿Por qué pongo tanta resistencia a la palabra “humildad”? Yo no soy humilde ante otra gente, sino ante Dios, como yo lo concibo. Humildad significa “demostrar un respeto sumiso” y, al ser humilde, me doy cuenta de que yo no soy el centro del universo. Cuándo bebía, el orgullo y el egocentrismo me consumían. Creía que el mundo entero giraba a mi alrededor, que yo era el capitán de mi destino. La humildad hace posible depender más de Dios para que me ayude a vencer mis obstáculos y mis propias imperfecciones para poder desarrollarme espiritualmente. Tengo que resolver problemas más difíciles para aumentar mi pericia y, cuando encuentre los obstáculos de la vida pueda aprender a vencerlos con la ayuda de Dios. La comunión diaria con Dios demuestra mi humildad y permite darme cuenta de que un ser más poderoso que yo está dispuesto a ayudarme, si dejo de tratar de hacer, yo, el papel de Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.